A muchos puede sorprender la celebración del Día Internacional del Café y con razón. Esta conmemoración, que se celebra el día 1 de octubre, se creó hace tan solo cinco años. Desde 2015, el día 1 de octubre se celebra esta conmemoración para hacer visible el trabajo que conlleva todas las etapas del proceso del café.

En 2015, la ICO (Organización Internacional del Café, por sus siglas en inglés) se decidió a crear este día como una oportunidad para rendir homenaje a las mujeres y los hombres que participan en todas las etapas del proceso del café. Arrancó entonces con la participación de 35 países en los que se desarrollaron más de 70 eventos en torno al café. Esta acción tuvo una gran aceptación y al año siguiente ya participaron 54 países con casi 130 eventos.

Este año 2019 la Organización Internacional del Café se centrará en dar a conocer «las dificultades y amenazas a las que están sometidos los productores del café, ya que aunque el precio del café crece en las cafeterías, los beneficios para los agricultores nunca han sido tan bajos, poniendo en peligro su medio de vida».

Tres mil millones de tazas

El café es una de las bebidas con más seguidores en todo el mundo. Según los datos de la ICO, se calcula que cada día se disfrutan tres mil millones de tazas. El café se ha convertido así en una bebida habitual, y en otros casos indispensable, en nuestra vida diaria. Para poder desgustar nuestra taza de café es necesario que miles de agricultores trabajen diariamente en medio mundo.

Debido a un enorme descenso en los precios del café –que están al nivel más bajo en 15 años–  millones de caficultores ya no ganan lo suficiente para vivir o para sostener a sus familias. Investigaciones independientes indican que los agricultores reciben el equivalente de un céntimo por una taza de café que cuesta algo más de dos euros.

Desde la ICO afirman que, aunque el precio de una taza de café en cualquier cafetería local nunca fue más alto, el precio que se paga a los productores de café por el grano que producen nunca fue tan bajo. «Los agricultores no están ganando lo suficiente como para sostener a sus familias, y puede que tengan que dejar del todo la producción, lo que pondrá en peligro el que usted siga tomando café«, aseguran en el lema de 2019. 

Qué es necesario para hacer una taza de café

El café nunca tuvo tanta popularidad como ahora y nunca existieron tantas maneras distintas de tomar café: lattes, frappucinos, gota a gota, café frío o expreso, entre otras. Pero, ¿qué se necesita para hacer una taza de café?

Hay siete etapas en el proceso de hacer café: recolección, lavado, secado, clasificación, tueste, cata y disfrute.

En cada una de esas etapas intervienen personas cualficadas que desempeñan una importante función en la producción de café.