Los cubos de colores se empiezan a colar en las oficinas y no son un caso aislado. En los dos últimos años, 1.745 empresas han instalado estos recipientes para concienciar a sus trabajadores de la importancia del reciclaje. Una iniciativa, promovida por Ecoembes, que ya ha entrado en la vida diaria de más de 75.000 trabajadores de toda España. «Es natural que muchos ciudadanos quieran reciclar en su trabajo, ya que, al fin y al cabo, es un lugar donde pasan bastantes horas al día. Esto ha hecho que las empresas se interesen por acercar el reciclaje a sus instalaciones”

El plan de Ecoembes consiste en proveer gratuitamente a las compañías que lo soliciten de papeleras amarillas (plástico, briks y latas) y azules (papel y cartón) y de carteles informativos que indican los envases que hay que depositar en cada cubo. Además, la organización medioambiental ofrece cursos de formación sobre cómo reciclar. «Gracias a estas intervenciones hemos salido de muchas dudas. Muchos nos dimos cuenta de las cosas que no hacíamos del todo bien, como saber dónde depositar las servilletas de papel usadas”,

PUNTO CLAVE PARA LOS ODS

El reciclaje es unas de las soluciones que la ONU ha propuesto para que, al menos, tres de sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) puedan cumplirse antes de 2030: el ODS 9 (industria, innovación e infraestructura), el ODS 12 (producción y consumo responsable) y el ODS 13 (Acción por el clima). El reto no es fácil. Asociaciones ecologistas insisten en que los océanos se están llenando de plásticosy que la fauna y flora marina se encuentran en grave peligro. Razón por la que la Unión Europea ha aprobado una normativa comunitaria que obligará a los países miembros a reciclar el 65% de los residuos urbanos para 2035. Frenar estas cifras está, en parte, en manos de la sociedad y de las empresas privadas, ya que los hábitos de reciclaje y aprovechamiento de estos materiales pueden reducir considerablemente el impacto medioambiental que genera su uso.