Hasta lo más básico puede ser un bien de lujo. Ya ocurrió con un diminuto bolso de Kim Kardashian con forma de cuenco de patatas fritas. Muy probablemente en este diminuto bártulos no entraba su teléfono móvil, pero el precio ascendía a 5.000 euros. Tampoco podemos olvidar el café más caro del mundo, que proviene de las heces de la civeta. ¿El precio? Unos 90 euros. O las patatas fritas más caras del mundo, que rondan los 60 euros. Pues bien, hay un té que solo podrán degustar los que estén dispuestos a desembolsar 550 euros en un conocido hotel londinense.

The Rubens at the Palace, muy próximo al Buckingham Palace, ha sacado el Golden Tips Tea, el te más caro del mundo hasta el momento, que proviene del norte de Sri Lanka gracias a expertos recolectores. La tetera sirve tres tazas por 550 euros, por lo que una taza de esta infusión ronda los 184 euros. Esta lujosa experiencia que muy pocos podrán vivir es una colaboración entre The Rubens y los especialistas en comercio de té P.M David Silva & Sons, que afirman que “el exquisito Golden Tips Tea puede ser infusionado hasta tres veces, lo que permitirá al consumidor disfrutar de tres rangos de sabor diferentes”.

El suculento té, que viene de tierras lejanas, solo puede degustarse en The Rubens, más concretamente en el salón The Palace Lounge que está abierto todos los días de la semana de 12:00h a 17:00h, y hasta las 18:00h los domingos. Al parecer, es aconsejable reservar con antelación ya que suele llenarse con facilidad, así que si a partir de ahora este plan se encuentra en tu ruta por Londres, asegúrate de tener mesa. Un experto lo ofrecerá sobre una refinada vajilla de plata y podrás acompañarlo también con una copa de champán que está incluida en el precio.

¿Quieres algo para picar? La carta en este salón es inabarcable así que podrás elegir entre una gran cantidad de variedades de dulces. Para todos aquellos que vean esta experiencia muy lejana, siempre podrán acercarse al hotel para probar la modalidad más barata: una taza de té por 50 euros.