a taza de café más cara del mundo se disfruta Klatch Coffee Roasters, una cadena de cafeterías con sede en San Francisco y Los Ángeles cuyo brebaje se paga a 75 dólares por dosis (67 euros al cambio).

La materia prima es panameña y la elabora una empresa familiar que perpetúa una tradición cafetera aprendida de sus ancestros desde 1918. Bautizaron al lugar de donde brota el oro negro como «The Lamastus Family». De entre su escasa producción destaca el «Elida Geisha Coffee», una variedad del café muy valorada entre los expertos de todo el mundo.

El zumo de este grano es tan exclusivo que los responsables de las cafeterías norteamericanas se desplazaron a una subasta alimentaria que formaba parte del evento «Best of Panamá» para hacerse con la mayor cantidad posible de este bien.

El objetivo de tal despliegue es dar a conocer al sector más sibarita de su clientela el «summum» de su bebida favorita. «Queremos que nuetros clientes tengan la oportunidad de probar un café de esta calidad».

La empresa llevó su oferta hasta los 800 dólares por cada medio kilo y se hizo con casi 5 kg de café, lo que se traduce en la posibilidad de servir 80 tazas en los establecimientos Klatch Coffee Roasters del sur de California.

El copropietario de la cafetería, Bo Thiara confesó a los medios de comunicación el secreto de la delicatessen «este café no se ha tostado en exceso como se obtiene en otros lugares. Se ha tostado cómo se solía hacer con el café en el pasado».

Para probar el café más exclusivo del mundo no es necesario viajar a Estados Unidos, la compañía decidió ponerlo a la venta a través de internet para facilitar su consumo a los apasionados de la bebida de todo el mundo.