Es imposible hablar del café y de sus rituales sin citar la Moka Express Bialetti, la brillante cafetera inventada por el italiano Alfonso Bialetti en 1933. Un auténtico objeto de culto –de no ser así, no formaría parte de la colección permanente del MoMA de Nueva York– que conjuga funcionalidad, diseño y pasión.

En su más de 80 años de historia, esta cafetera ha sabido evolucionar, sin dejar de ser reconocible. Aparte del modelo original con su peculiar forma octogonal, hay Bialetti más elegantes, de decenas de colores diferentes, ilustradas, de ediciones limitadas, para hacer café con crema, café de cebada y Cappuccino. La Bialetti es “la” moca.